jueves, 8 de abril de 2010

SULFITOS EN ALIMENTOS, BEBIDAS Y FÁRMACOS

Los SULFITOS pueden encontrarse en productos farmacéuticos, bebidas y alimentos, empleándose en estos últimos como aditivos alimentarios de acción conservadora y antioxidante con el fin de evitar el deterioro provocado por bacterias, hongos y levaduras, así como el oscurecimiento del producto que tiene lugar durante el procesamiento de los alimentos o el almacenamiento de los mismos.

En España, el uso de SULFITOS está autorizado en alimentos diversos como galletas, siropes, productos de aperitivo, patata, vino y cerveza, productos vegetales frescos (p.e. uvas de mesa y lichis frescos), confituras y mermeladas, frutos secos, crustáceos, moluscos y carnes (burger meat, breakfast sausages, longaniza fresca, butifarra fresca y salchicha fresca). Las dosis máximas permitidas dependen del alimento y comprenden un amplio rango de concentración, que oscila entre los 10 y los 2000 mg/kg de SO2.

En enero de 2009 el Comité del Codex sobre aditivos alimentarios FAO/OMS evaluó el uso de sulfitos en alimentos, informando que la contribución a la ingesta total de sulfitos la realizan en mayor medida los siguientes alimentos: vino, jugos de fruta, refrescos, diversas formas de patatas elaboradas, fruta seca, nueces y embutidos, en general.

A pesar de su amplio uso y de su eficacia como conservadores, a los sulfitos se les atribuyen diversos EFECTOS ADVERSOS en humanos que afectan principalmente a asmáticos (5-10 %) y personas con un trastorno que afecta al metabolismo de sulfitos caracterizado por un déficit de la enzima sulfito-oxidasa.

Se han demostrado reacciones adversas como dermatitis, dolor de cabeza, irritación del tracto gastrointestinal, urticarias, exacerbación del asma e incluso shock anafiláctico, y en el caso del trastorno metabólico hasta lesiones oculares y daño cerebral grave.

También hay que tener en cuenta que los SULFITOS producen pérdida del valor nutricional de los alimentos, por lo que su uso debe restringirse al mínimo.

Estudios a nivel europeo están sugiriendo que la IDA (Ingesta Diaria Aceptable) para los sulfitos, se está rebasando en ciertos grupos de la población, debido principalmente a la existencia de niveles de sulfitos mayores que los permitidos en los alimentos que consumen.

INFORMACIÓN COMPLETA EN:
http://www.madridsalud.es/temas/aditivos.php